¿Qué ventajas presenta para la empresa desarrollar el manejo de las TIC?

¿Qué ventajas presenta para la empresa desarrollar el manejo de las TIC?

Hoy más que nunca, ser empresario implica ser consciente de los cambios que se han producido en los últimos años en las relaciones sociales, políticas y económicas y, al mismo tiempo, saber interpretar y acompañar las consecuencias de estos cambios para la gestión de las empresas en general. Así, hemos presenciado el surgimiento de un nuevo paradigma social, la sociedad de la información y del conocimiento, basado en una serie de nuevas reglas, nuevas estructuras y en nuevos modelos de comportamiento que han tenido como consecuencia la aparición de nuevos modelos de organización económica y de promoción de las empresas que han provocado profundos cambios en las estrategias de comunicación de los consumidores y de las empresas.

 

Esta nueva organización económica presenta tres características fundamentales como son: es global, favorece un tratamiento inmaterial (de ideas, de la información y de relaciones) y, por último, está fuertemente interconectada. Partiendo de la base de estas tres características, un nuevo tipo de mercado y de sociedad se ha puesto en marcha apoyándose en las omnipresentes redes electrónicas. De esta manera, nos encontramos ante un nuevo orden económico generado por ordenadores cada vez más reducidos en tamaño, cuando la expansión de las comunicaciones es cada vez mayor.

La evolución experimentada por las Tecnologías de la Información y de la Comunicación y el fenómeno de la comunicación en red, entre otros factores, ha contribuido considerablemente a crear un escenario económico altamente inestable y un nuevo contexto, de los cuales resultan nuevos actores de mercado y factores críticos para el éxito de toda empresa, con independencia del tamaño de ésta o del sector en el que se posicione. Por consiguiente, para garantizar la viabilidad de la empresa, mejorar su competitividad en el mercado y aprovechar las nuevas oportunidades de negocio, es importante que el empresario domine estas nuevas formas de funcionamiento y el manejo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación. Consegu  irá de este modo dinamizar su empresa y desarrollar nuevos modelos de negocio mucho mejor adaptados a los mercados y a los consumidores actuales. La creencia por la que se pensaba que el secreto era el alma del negocio ha pasado a la historia, y hoy sabemos que el alma del negocio se sustenta en la elección correcta del modelo de negocio a desarrollar.

El consumidor actual está muy bien informado de los productos y servicios que compra llegando incluso a exigir que se adecuen a sus necesidades. Se sitúa en posición de fuerza si tenemos en cuenta la forma que tiene de interactuar y de relacionarse con otros consumidores de otras partes del mundo, ya que tiene un acceso global a la información de todo tipo relativa a los productos y servicios que ha adquirido.

¿Cuáles son las principales ventajas para la empresa de una utilización de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación y/o de su presencia en el ciberespacio?

La utilización de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, junto a una presencia en el ciberespacio, constituyen la plataforma ideal para que la empresa pueda: realizar intercambios de información y una estrategia de comunicación, consolidar su relación con el cliente a través del marketing relacional, acceder a nuevos mercados por ejemplo, mediante una estrategia de internacionalización, crear nuevos productos y servicios, garantizar procedimientos más eficientes, reducir gastos y presentar inversiones/asociaciones cada vez más atractivas en cualquier etapa de la cadena de valor. Además la empresa podrá sensibilizar uno de los principales activos de la empresa como son los Recursos Humanos, afrontando así el reto planteado por la nueva era del conocimiento. Se trata de algunos aspectos de los que la empresa puede sacar provecho para prepararse y afrontar la competencia, resultando más competitiva en su mercado.

Es importante destacar que hay empresas no están preparadas para posicionarse en Internet y, de hecho, esto no es siempre aconsejable. Cada una tiene sus características propias, como son: el sector de actividad al que pertenecen, la cultura institucional, el nivel de competencia tecnológica de sus recursos humanos, los productos y/o servicios que comercializa, los mercados donde actúa, el tipo de clientes, los proveedores, etc. Además, hay limitaciones que influyen en esta decisión p. ej.: tras un análisis del gasto/beneficio el empresario puede concluir que para la empresa no es rentable estar presente en Internet por falta de tiempo para su implantación. A continuación les ofrecemos una breve explicación de los factores que deberán ser considerados por las empresas en general, y por las microempresas en particular, antes de desarrollar su presencia en el ciberespacio.

¿Cuáles son los factores que deben considerar las empresas antes de desarrollar su presencia en el ciberespacio?

Antes de decidir si presentar su empresa en el ciberespacio, el empresario debe analizar factores de naturaleza tanto externa como interna a la empresa:

En cuanto a los factores externos, el empresario debe estar atento a los elementos que puedan ejercer una presión relativa sobre la empresa, tales el cliente/consumidor en el caso de que éstos utilicen mayoritariamente Internet para informarse sobre los productos de la empresa. Si esto es así, la inversión para desarrollar la presencia en Internet está justificada. En caso contrario, si los clientes no suelen consultar Internet, quizás no sea determinante el hecho de no estar presente en la Web, salvo que la empresa quiera penetrar otros mercados. Por otro lado, es extremadamente importante vigilar a la competencia en este medio. Si usted está presente en el ciberespacio y es necesario saber qué están ofreciendo con su presencia. El ciberespacio puede constituir una excelente oportunidad de diferenciación para obtener una ventaja competitiva. Los socios o proveedores pueden también exigir que la empresa esté presente en el ciberespacio para poder seguir las decisiones estratégicas aportadas en todo momento a la cadena de valor. A veces, los empresarios podrán tener acceso a políticas de apoyo o iniciativas de ayuda para desarrollar su presencia en el ciberespacio. A continuación, algunas fuentes de información útiles: Agencia para la sociedad del conocimiento (UMIC); IAMPEI – Instituto de Apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas; Portal europeo para las Pequeñas y Medianas Empresas de la Comisión Europea; Asociación de Comercio Electrónico y de la Publicidad Interactiva. Otra cuestión ligada a las necesidades de la empresa es si ésta dispone de la infraestructura tecnológica física, es decir, una red de conexiones por cable telefónico, por fibra óptica u otro tipo para tener acceso a los servicios de proveedores ISP (Internet Service Providers). En el caso de Portugal, la mayoría de las empresas ya poseen esta infraestructura.

En cuanto a los factores internos de la empresa, uno de los más importantes a tener en cuenta es la motivación del empresario para proporcionar el apoyo necesario y que la presencia de la empresa en el ciberespacio pueda resultar un éxito. Una parte importante de nuestro tejido empresarial está constituido por empresas de tipo familiar, pequeñas y microempresas, que presentan unas características propias que dificultan a veces la implantación de una estrategia para estar presente en el ciberespacio.

El empresario debe también asegurarse de que su organización ya dispone de la tecnología necesaria (ordenadores, redes locales), que ésta se corresponde con la estrategia de presencia en el ciberespacio que se ha decidido. Como se ha mencionado anteriormente, la oferta de productos y de servicios debe estar en adecuación con la presencia en el ciberespacio. Normalmente, los productos más adaptados son aquellos con un componente informativo o que pueden digitalizarse y descargarse de Internet. Esto no implica que los otros productos ‘físicos’ no puedan comprarse por Internet, pero no hay que olvidar que deberán enviarse posteriormente. Si la empresa dispone recursos humanos, ésta se verá aventajada para desarrollar y mantener su presencia en el ciberespacio. Si no fuera el caso, la empresa podrá elegir entre formar a su equipo o contratar personal externo.

La empresa debe contar con el capital necesario para poner en marcha y mantener su presencia en el ciberespacio. Si no fuera así, ésta puede optar por un modelo de presencia más ligero, de menor coste, y desarrollar su implantación dentro los límites de sus posibilidades de forma progresiva, por fases: 1. Conexión a Internet y coreo electrónico, 2. Disponer de un sitio web, 3. Comprar y vender en línea. Hay varios modelos de presencia en el ciberespacio y su elección dependerá del modelo de negocio y de la respectiva estrategia de negocio subyacente. Por ello, insistimos en la enorme importancia que tiene adecuar la estrategia de presencia en el ciberespacio a los objetivos y la estrategia de la empresa. El empresario debe conocer la posición que su empresa ocupa en el sector y la industria en los cuales opera antes de decidirse a desarrollar su presencia en el ciberespacio.

La evaluación de la inversión necesaria determinará si es conveniente llevar a cabo el proyecto. Esta debe considerar aspectos como el análisis del gasto de la instalación y del mantenimiento. A veces ocurre que el empresario comienza a adicionar los gastos de la instalación y olvida los beneficios del proyecto que deben tenerse en cuenta a nivel estratégico de la empresa y para su presencia en el ciberespacio. También existen factores que no son cuantificables, pero que deben ser integrados en el análisis igualmente.

Por último, pero no por ello menos importante, el empresario debe de ser consciente de los cambios que van a generarse en las actividades y operaciones de la empresa (ventas, encargos, marketing, logística, etc.).

En conclusión

Este artículo tiene como objetivo principal sensibilizar a los empresarios sobre las cuestiones elementales más importantes que deben tenerse en cuenta en el momento de tomar decisiones sobre la utilización de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, o sobre una estrategia de implantación en el ciberespacio. Podemos concluir que el nuevo orden económico presenta oportunidades, pero también esconde trampas diversas, por lo que sólo aquellos que comprendan las nuevas reglas del juego tendrán éxito, mientras que los que opten por ignorarlas acabarán siendo eliminados.

[1] Artículo redactado por: Nuno J. M. Guerra

Profesor en la Escuela Superior de Gestión - Instituto

Politécnico de Castelo Branco (PT)

 

Los socios del proyecto que le acompañan

AGENDA

Buscar por fecha

Búsqueda por palabras clave

Busqueda por mapa

Newsletter

Inscríbase en nuestra newsletter gratuita: